Entrevista a SouthBangers

Hace ya varios años que los jóvenes (y no tan jóvenes) amantes del heavy metal en nuestro país han cogido el toro por los cuernos. Han surgido bastantes clubes y asociaciones dedicadas a la promoción y difusión del metal, que solventan las carencias de ciertos promotores privados y medios de comunicación con una filosofía bastante obsoleta. Dentro de este movimiento uno de los clubes más notables y al que tengo el orgullo de pertenecer es SouthBangers, que forma parte del Iberian Metal Rage, un colectivo que aúna a varios de los clubes más importantes de todo el país. SouthBangers están afincados en Málaga y trabajan desde 2009 organizando conciertos y festivales que van desde el heavy y el rock más clásico hasta el metal extremo. Os presento una interesante conversación que he mantenido con Pepe, fundador del club, en la que se abordan muy diversos temas, como la salud del género en su ciudad y en general, el papel de las entidades del tercer sector o el funcionamiento de SouthBangers. El formato de la entrevista he querido que esté más orientado a una conversación que a lo que estamos acostumbrados a ver, por lo que me he permitido el lujo de ofrecer mis propias valoraciones de los temas que se tratan. Sin más os dejo con esta extensa pero reveladora charla con Pepe, que se ha despachado a gusto y sin pelos en la lengua.

Muy buenas Pepe, muchas gracias por prestarte voluntario para conversar conmigo como representante de SouthBangers, uno de los clubs de heavy metal punteros en el país, junto a los pertenecientes al Iberian Metal Rage, además de Metalmancho, Legions of Metal, Jaén Metal, etc. Desde luego el tercer sector en este ámbito parece que ha tenido un gran boom en estos últimos años, ¿a qué crees que se debe esta tendencia? ¿además del obvio factor “respuesta” a la escena han intervenido otras cuestiones como la reacción en cadena, los nuevos canales de comunicación a través de nuevas tecnologías…?

Saludos, sabes que el placer es recíproco, hacía tiempo que estaba deseando compartir un diálogo escrito sobre lo que muchas veces hemos planteado en los bares.

Antes de nada creo que el término de “tercer sector” es totalmente acertado para la labor que llevamos a cabo las asociaciones y clubes de Heavy Metal. Sin duda nuestro sector lleva existiendo prácticamente desde que nació el Heavy Metal a través de Clubes privados si bien la orientación o intereses de estos han ido madurando a medida que han pasado los años.

Yo considero que hay muchos factores que han intervenido en nuestra escena tal y como la conocemos en noviembre del 2012 y que sin duda sigue creciendo de una forma admirablemente controlada.

Uno de los hechos que considero más relevantes es el ejemplo que ha dado lo que tú llamas respuesta en cadena. Clubes como SouthBangers, a parte de factores que vamos a ver más adelante y que tienen que ver con nuestra ciudad en concreto, nació de la idea ya madura de Clubes como Pounding Metal, Heavy Metal Espectros o Metalmería que a su vez surgieron de otros Clubes aún más antiguos como el Heavy Metal Maniacs de Holanda. Eso es indiscutible. Ahora bien ¿por qué surgen este tipo de instituciones?

Logo de Heavy Metal Maniacs (Holanda)

Desde luego estos clubs ofrecen servicios diferentes a los que oferta el sector privado, los principios, filosofía y manera de actuar son radicalmente distintas a la de los promotores privados usuales, ¿en qué medida crees que repercute este “nuevo modelo” en la escena? ¿Qué beneficios y qué posibles disfunciones podría producir?

Precisamente estos principios son los que creo que hacen de nuestros Clubes y asociaciones una lucha tremendamente respetable y que hace que el sector privado nos tema de una forma u otra, independientemente de que a la gente le guste o no el Metal.

Para empezar nos separamos radicalmente del fin que busca el sector privado. Nosotros somos fanáticos, no buscamos el lucro económico; solo apoyar una escena descuidada y que intereses económicos ha ido desgastando. Hemos tenido que surgir como tercer sector para tratar de recuperar el daño que se ha hecho durante tanto tiempo. He ahí lo que creo que debería poner en alerta a promotores y medios “rockeros y metaleros” convencionales.

Nuestra filosofía es la música. Creemos en ella y la apoyamos ciegamente. En muchas ocasiones las cosas no salen como deberían pero como no buscamos -insisto en la idea- en ganar dinero pues seguimos adelante frente a los que lo han intentado y han visto frustrados sus objetivos.

Los beneficios, para la música son muchos. Para empezar se está creando casi desde cero una nueva escena en la que medios especializados y agencias privadas de contratación y promoción están excluidos. Las bandas tocan, en la mayoría de los casos, porque realmente creemos que tienen proyección y que están o pueden dar que hablar. Se corta por tanto de tajo lo que en España hasta ahora estaba siendo un vicio que contaminaba la música. Hablo de agencias con varias bandas, que explotan hasta la saciedad, y muchos contactos que a base de devolverse favores y de mover dinero casi llegaron a controlar una escena totalmente artificial.

Nosotros como asociaciones y clubes hemos conseguido romper con eso y ya empiezan a surgir promotores y medios alternativos que nos ayudan a seguir con la lucha. Me gustaría mencionar a “4 The Metal Prods” (Granada) y Metal Echoes (Madrid) que se mueven paralelamente a nuestro rollo.

Nuestro talón de Aquiles sin duda es el dinero. Nos cuesta sangre y sudor recaudar lo mínimo para el siguiente concierto. Un mal paso o una mala gestión puede suponer el fin de una asociación por el simple hecho de que hay muchos gastos que cubrir, veamos por ejemplo Metal Bats, un club totalmente asentado que este año se ve obligado a hacer un cartel mucho más humilde para remontar.

Otro problema, en ocasiones ventaja, es que somos una idea abierta. Un escaparate sin cristales el cual cualquiera puede mirar y meter la mano. Últimamente parece que cualquiera puede organizar un concierto o montar un festival. Copian nuestra estructura pero no comulgan con nuestros objetivos o simplemente no saben como alcanzarlos y en muchas ocasiones nos encontramos con eventos lamentables, con una malísima organización y que frustran la ilusión y lucha de nuevas bandas que luego ya estarán reticentes ante un eventual engaño, sin contar con el dinero que invierten.

4 The Metal 2012

Cada vez los conciertos organizados por las asociaciones tienen más fama, ¿Piensas que se podría llegar a cierta dependencia de los clubs y a obviar a promotores privados? Personalmente creo que cada uno cumple un papel importante y del que no se debe prescindir, al menos por el momento, creo que la relación Promotor/Club ha de ser más complementaria que combativa, al fin y al cabo cada uno tiene sus objetivos diferenciados y ofrecen al público unos servicios que aun siendo del mismo tipo son muy diferentes. ¿Tú que opinas?

Estoy totalmente de acuerdo. Desde mi punto de vista cada uno cumple una tarea bien marcada y claro que se puede obviar a promotores privados, pero renunciando al círculo menos underground y perdiendo por tanto la oportunidad de disfrutar de muchísimas bandas.

Yo creo que la “competencia agresiva” que puede haber entre clubs y promotores depende del fin que busca cada uno y la forma de hacer las cosas, pero creo que esto también está cambiando. Como ya decía anteriormente están surgiendo promotores alternativos que organizan conciertos de una forma muy similar a la de clubs y como bien sabes la gente apoya ese tipo de festivales/conciertos como si hubiesen sido organizados por clubes.

Por otro lado veo necesaria, contradiciéndome un poco conmigo mismo, la figura del promotor privado al que sólo le interesa ganar dinero ya que invierten en bandas que para nosotros sería impensable traer a España, ya sea por política de club o por el caché de la banda, por lo que el círculo es más amplio.

A mí, como defensor del papel de los grupos del tercer sector, me alegra mucho que el metal sea un ámbito en el que estas organizaciones han tomado una fuerza notable. Creo que pueden ser un buen ejemplo de cara a la sociedad de cómo una iniciativa cívica desde abajo puede transformar una realidad sin necesidad de depender de poderes públicos ni organizaciones privadas, sino solo con el trabajo vocacional y constante de los implicados. En unos momentos tan complicados como los que vivimos ahora mismo creo que esta filosofía es tremendamente positiva, y si al igual que los clubs de heavy metal otros sectores se empaparan de esta manera de actuar las cosas nos irían mucho mejor. Pienso en los movimientos políticos ciudadanos por ejemplo, que nos ha costado horrores sacar adelante y aun así aun están en proceso de construcción. En el mundo del heavy metal el tercer sector está muy aventajado en este país, que en materia de participación ciudadana está en pañales. Creo que uno de los motivos de que estemos avanzados en este aspecto es la influencia internacional, el hecho de que muchos de los propulsores de estos clubs en España hayan tenido mucho contacto con fans de otros países en los que la participación ciudadana es muy común y estas organizaciones funcionan con mucho éxito, ¿Crees que también van por ahi los tiros o ves algún otro motivo? La verdad es que me hace gracia que siendo tan tradicional como es el mundillo del heavy estemos tan espabilados en este aspecto. ¿Qué opinión tienes acerca de todo esto? ¿Crees que el funcionamiento que tienen las organizaciones de heavy metal es trasladable a otros sectores y podría funcionar igualmente bien? ¿Crees que el público heavy está especialmente dispuesto a participar en iniciativas de este tipo o habéis encontrado reticencias a la hora de que la gente se implique?

Desde el primer día que nos fascinamos por esta música creo que nos hemos sentido en cierto modo que vamos a contracorriente obviando las modas musicales y manteniéndonos firmes a unos principios que se van creando a medida que pasa el tiempo. Por otro lado, es común encontrarte con amigos que te llaman “hermano del metal”; con ello lo que quiero es dar a ver a lectores que estén un poco más apartados de nuestra escena es que el sentimiento de unión que hay entre nosotros en muchas ocasiones es infranqueable y el hombro con hombro está presente en todo momento, por lo que llevar a cabo algún tipo de actividad como colectivo estando tan unidos se hace de manera más enérgica. Si le sumas que nuestros clubs son fruto de la pasión y el fanatismo y por otro lado el rechazo que sufrimos por parte de entidades públicas y en otras muchas otras ocasiones de la misma sociedad, nos encontramos con una estructura más rígida.

Desde luego que nuestra forma de funcionar puede ser trasladable a otros sectores, de hecho hay otras muchas organizaciones de participación ciudadana que funcionan a la perfección. Ahora mismo como ejemplo se me viene a la mente las asociaciones protectoras de animales. Salvando distancias nos encontramos un colectivo de ciudadanos con los mismos fines y que llevan a cabo una labor que consideran fundamental en la sociedad.

En definitiva, creo que puede ser trasladable a otros sectores pero para que la ciudadanía se implique debe haber siempre un sentimiento de unión y sobretodo de que lo que se hace sea necesario para un sector de la sociedad, por muy reducido que sea éste.

Pepe con miembros de Dick Turpin, Steel Horse y Skull Fist. Foto: Elisabeth

Sin embargo, aunque crea profundamente en el trabajo de grupos de este tipo me gusta ser autocrítico y a menudo me planteo muchas cuestiones sobre nuestro papel y las cosas que podemos estar haciendo bien o mal. ¿Qué persigue SouthBangers como Club? ¿Crees que el papel de estas asociaciones y de la vuestra en particular ha de conformarse con hacer eventos para “pasárselo bien”? o como comentaba antes, ¿Surgís con la intención de transformar una realidad? Yo creo que esto último es algo ambicioso pero que se puede lograr con un trabajo constante. ¿Consideras que estáis consiguiendo los objetivos planteados?

Por supuesto que hemos de pasarlo bien. Siendo claros, nosotros no estamos salvando vidas ni sacando gente inocente de la cárcel, somos una organización que se encarga de organizar conciertos, que al fin y al cabo están para que la gente que vaya lo disfrute. Sin embargo no es el pasarlo bien, como bien planteas, con lo que hay que conformarse a la hora de trabajar. Tanto nosotros como otros clubes existen para paliar la falta de oferta cultural en cuanto al Metal se refiere.

Por mi parte hablo y por mi club, como miembro de South Bangers algo con lo que nos podríamos sentir orgullosos o el fin a perseguir -y creo que hemos llegado más lejos de lo que en un principio nos planteamos- es consolidarnos como oferta cultural alternativa a lo que ofrece nuestra ciudad, creo sinceramente que nos hemos convertido en una organización respetada por su profesionalidad y forma de hacer las cosas; que promotores y demás trabajadores del sector nos tienen muy en cuenta para realizar sus actividades y para que colaboremos juntos.

La realidad de nuestra ciudad no ha cambiado de momento. En cuanto a Metal se refiere Málaga sigue siendo una ciudad triste, pero al menos varios días al año conseguimos hacer que la gente la olvide. Para que ésta realidad cambie debería haber más iniciativa ajena a nosotros, que de hecho empieza a haberla. Por ejemplo nos encontramos con, nuestros ya más que amigos, M-Crew que organizan muy buenos conciertos de underground con bandas de bastante calidad, por otro lado está el organizador de Coin Rock y por lo que he podido ver estos días en Facebook Napalm Death, ni más ni menos, va a pisar Málaga en los próximos meses en una nueva sala llamada La Trinchera, creo que realmente son apasionados de la música y que la apoyan a ultranza. Lógicamente cuando montas una sala de conciertos buscas ganar dinero, pero ésta gente lo hace de corazón y cuando las cosas se hacen así se nota.

Si todos nos volcamos con iniciativas que merezcan la pena y las apoyamos creo que puede cambiar la realidad. Los miembros de SB podremos sentirnos orgullosos de haber formado parte de tal cambio.

Hemos conseguido los objetivos planteados pero podemos seguir creciendo y ofreciendo mucho más a nuestra ciudad. Tenemos un nombre y una reputación. Espero que esta se mantenga y que poco a poco siga creciendo como ha venido haciendo hasta la fecha.

Público durante el concierto de Skull Fist en Málaga. Foto: Carlos Javier Molina Soto

Otra de las cuestiones que me planteo es si el trabajo de los clubs sirve para “crear escena” o solamente para mantener lo que hay, ¿tú cómo lo ves?. Yo albergo la esperanza de que todo este esfuerzo tenga una recompensa palpable, y me congratula ver por ejemplo en los conciertos de SouthBangers una notable afluencia de público muy joven, menores de edad que hace tres años no iban a los festivales pero ahora si están yendo a todos y se vuelven locos, aunque suene a chiste ¡parece que están creciendo con el club! Sinceramente es una de las cosas que más feliz me hace y espero que este sea un proceso real y vaya a más. Desde mi punto de vista hacer partícipe a gente muy joven del funcionamiento de una asociación es algo muy ilusionante para ellos, saber que con tu propio trabajo estás construyendo algo de lo que vas a disfrutar tú y muchos más pienso que es un punto muy favorable para cambiar la mentalidad pasiva. Debemos ilusionar con el heavy metal y hacer que los más jóvenes se enamoren de la escena y de participar activamente en ella. ¿Estás de acuerdo? ¿En este corto recorrido de SouthBangers has apreciado cierto conato de cambio en esta dirección?. Por cierto, en vuestro último festival hubo varios chavales que apenas llegarían a los diez años, ¿tenéis problemas para que puedan entrar a los conciertos? ¿El club tiene alguna política para beneficiar a la gente tan joven?

Sin duda un club está para crear escena. No hay que ser muy lumbreras para darse cuenta de que un solo concierto más está reforzando una escena mejor o peor consolidada.

A mi me encanta cuando estamos en taquilla y aparecen chavales que no son ni adolescentes con sus camisetas negras y tremendamente felices porque van a poder ver un concierto de Heavy Metal.

Lo que dices de que parece que estén creciendo con el club es totalmente cierto, a mi no me suena a chiste y me enorgullece ver que cada vez son más los chavales que van a nuestros conciertos. Creo que crecen con el club porque si obviamos nuestros conciertos esa sangre joven no tiene a donde ir, ya que el resto de conciertos y festivales se organizan en salas que prohíben la entrada de menores.

En muchas ocasiones, para beneficiar a los más jóvenes, hemos puesto entrada gratuita a los que vayan acompañados de sus padres. Por otro lado los menores de dieciséis pueden formar parte del club sin pagar ningún tipo de cuota para que formen  parte de esto pudiendo participar con nuevas ideas y propuestas.

Me gustaría contar una anécdota de los chicos de los que hablas. En esta edición estaba en taquilla cuando llegó una madre informándose un poco de la dinámica del festival y los horarios. Estaba intranquila por si había algún problema con la edad de cinco chicos que la acompañaban, hambrientos de Metal. Pondría la mano en el fuego de que los más pequeños acababan de cumplir los diez. Silver de Muro les dedicó unas palabras y para coronar su día, las bandas, alucinando con ellos decidieron regalarles cds y camisetas. Cuando la misma madre vino a recogerlos, no los encontraba por ningún lado. Habían desaparecido. Finalmente los encontramos en los camerinos con MURO y otras bandas que les estaban firmando. Estoy seguro de que ese día no se les va a olvidar.

Ésta anécdota es una de las cosas de las que más orgullosos creo que nos podemos sentir. Que gracias a nuestro club chavales con 12 años (o 55 que también los hubo recordando viejos himnos de su adolescencia) hayan disfrutado de una noche mágica.

Fans jóvenes con Skull Fist en su concierto en Málaga. Foto: Elisabeth

Es genial esa anécdota y una clara muestra de lo que te preguntaba. Este festival que comentas se celebró el pasado 13 de Octubre, el III SouthBangers Fest, encabezado por los míticos Muro junto a Primigenium, Bloodoline, Breathless y Turpin Covers, un cartel de puro lujo. Antes de nada cuéntame cómo fue el festival, las críticas han sido bastante buenas en general pero me gustaría que me dieras una opinión interna de la organización. Hubo una asistencia considerable con respecto a otros eventos organizados por el club, ¿a qué crees que se debió esto? ¿Se cumplieron las expectativas planteadas?

El festival fue un éxito absoluto. En esta ocasión superamos los doscientos asistentes y la organización, gracias a la implicación de casi todos los miembros del club, fue desde mi punto de vista excelente. No hubo imprevistos, los horarios se llevaron a rajatabla y no he escuchado una crítica negativa, cosa que siempre agradezco porque sin duda son las mejores ya que nos ayudarían a seguir creciendo como asociación.

En esta ocasión tuvimos una asistencia mucho más que aceptable que sin duda en parte venía motivada por al plato fuerte de la noche, y es que ver a Muro en Málaga para muchos de nosotros era una utopía llevada a cabo. Por otro lado creo que también influyó el factor de que para esta ocasión abriésemos un poco más las puertas del Metal más clásico y diéramos cabida al Black Metal. Sin duda tener en Málaga a los  precursores del estilo hizo que mucha gente que mira más para el metal extremo se apuntase a esta edición. Todo ello sin olvidar a Bloodoline, banda brutal del género que para muchos asistentes con los que pude hablar fue la mejor banda del festival. En definitiva hicimos un cartel muy apetitoso jugando con muchos géneros pero sin salirnos de nuestros objetivos y que sin duda acabaron cohesionando a la perfección.

Cartel del III SouthBangers Fest

Llamaron la atención varias cosas de este cartel, en primer lugar que todo fueran bandas nacionales, cuando en la edición anterior ya se contó con Virus (UK) y en los festivales del entorno se suele contar siempre con al menos una banda internacional. Sin embargo a mí me pareció una elección estupenda, a veces creo que nos obsesionamos en meter a bandas extranjeras por narices cuando realmente quizás no hace tanta falta. Es obvio que una banda de fuera está menos vista y es a priori más atractiva, pero por ejemplo recuerdo el IV Heavy Metal Espectros en el que para mi gusto las bandas nacionales se merendaron a las extranjeras. Siempre he pensado que en nuestro país hay un material cultural de primera que solemos maltratar injustamente, ¿estás de acuerdo?. Por otra parte ¿a qué se debió que este año SouthBangers se decantara por un cartel completamente nacional? ¿Tuvo la crisis algo que ver con ello?

 No podría estar más de acuerdo con tu planteamiento. Desde siempre los españoles hemos admirado a bandas extranjeras y las nacionales han sido injustamente ignoradas. Un primer motivo por el que se me ocurre que pueda pasar esto es debido a que las bandas de Metal actual “grandes”, con apoyo de medios, promotores y compañías discográficas son bandas que, desde mi punto de vista, realmente no merecen la pena. Partiendo de esa base, de que las bandas “grandes” no valen, imagino que muchos irán directamente a buscar lo que quieren escuchar, obviando que tenemos cientos de bandas underground (y otras ya no tan underground) de calidad que deberían ser tenidas más en cuenta.

Este año nos hemos decantado por un cartel nacional honestamente porque así fueron surgiendo las cosas. Realmente no nos propusimos dejar de contar con bandas extranjeras ni miramos la crisis con miedo y decidimos hacer un cartel más humilde, porque hasta la fecha este ha sido el más potente. Me siento totalmente orgulloso del cartel que conseguimos montar, excepcionalmente profesional. Para traer bandas de fuera con nombre, pero que luego fallen más que una escopeta de feria nos quedamos con nuestras bandas. Con denominación de origen.

Como acabas de comentar probablemente la otra cuestión que impactó de este cartel es la inclusión de dos bandas de black metal, un género muy difícil de ver en los carteles de clubs españoles. Que yo caiga en este momento pocos conciertos de asociaciones han contado con bandas de este tipo: Metalmancho con Killing The Reason, Skulls of Metal con Vidres a la Sang y no mucho más que yo recuerde ahora mismo. Pero en los clubs más cercanos a SouthBangers, los pertenecientes al Iberian Metal Rage, si no me equivoco nunca se ha contado con bandas de black metal ortodoxo, y con no muchas de metal extremo, ¿a qué crees que se debe esto? ¿qué te parece esta tendencia?. En este aspecto parece que SouthBangers ha abierto un poco la veda y me consta que mucha gente ha felicitado al club por apostar claramente por este género, ¿por qué lo habéis hecho? ¿Ha habido opiniones contrarias? Por cierto, mientras te escribo estoy escuchando el “Faith through anguish” de Primigenium, ¡vaya cañón!

En South Bangers somos muchos a los que siempre nos ha apasionado el Black Metal por lo que tarde o temprano esto se iba a terminar reflejando en nuestros festivales y así ha sido, de una forma casi casual dos de las bandas españolas más admiradas tanto dentro como fuera de nuestras fronteras venían a formar un cartel que se ha salido de la línea tradicional de los clubes más punteros de nuestro país.

No ha habido opiniones contrarias, o al menos no han llegado a mis oídos. Yo creo que esto se debe a que para esta edición hemos conseguido equilibrar bastante bien los diferentes gustos de la gente y pusimos un precio bastante asequible, de manera que el que estuviera interesado en ver un solo estilo siguiera dispuesto a pagarlo por un par de bandas.

Bloodoline en el III SouthBanges Fest. Foto: Darkyrie

El día anterior al festival organizasteis el “Rito de Presentación” con los thrashers barceloneses Desecration y los jóvenes locales Scythesys. Creo que es una gran idea este formato, en el que el día antes del festival y solo por 2 euros más se pudo ver a dos buenas bandas y calentar motores para el sábado. Aquí no hubo un cabeza de cartel especialmente llamativo para llenar una sala, más bien se trató de una fiesta pre-festival en la que descubrir a nuevos talentos y dar oportunidades a bandas de la tierra. ¿Qué tal la experiencia y el concierto? ¿Pensáis seguir con este formato?

La experiencia fue extraordinaria, en un principio pensamos que realmente la asistencia a este día iba a ser mucho más reducida de lo que terminó siendo. Trabajar con la gente de la EspaCIU y su técnico de sonido siempre es agradable ya que se vuelcan como si fueran de la propia organización y eso ayuda a trabajar más relajadamente.

Tanto Desecration como Scythesys dieron un concierto que dejó a todos con la boca abierta. Scythesys está evolucionando muy rápido, es impresionante ver como esta banda tan joven crece. Aún les faltan tablas debido a la edad de sus miembros, pero puedo decir tranquilamente que estamos ante la mejor banda de Thrash Metal de Andalucía y estoy seguro de que en cuanto saquen trabajo crearán tanta expectación como envidia en mucha gente.

Por otro lado, siempre que tengamos la oportunidad de seguir con el formato de dos días seguidos vamos a llevarlo a cabo, pero si organizar un festival grande por un día ya es complicado, hacer una presentación con bandas en directo complica mucho más la cosa, por ello siempre que sea posible habrá ritual de presentación.

Scythesys en el Rito de Presentación. Foto: Darkyrie

Una de las máximas de los clubs de heavy metal, o al menos así lo veo yo, es la de apostar por nuevas bandas de metal que renueven la escena, si queremos sobrevivir tenemos que pensar inmediatamente en la regeneración del estilo, las bandas grandes de siempre ya van terminando sus carreras y si no queremos quedarnos estancados es imprescindible que nos desplacemos a un nuevo escenario con bandas jóvenes. Sé que se trabaja incansablemente en este sentido y desde luego es una tarea harto complicada. ¿Cómo ves tú este panorama? calidad desde luego hay, pero me preocupa el papel del público, veo mucha pasividad y apatía, no sé quienes van a ser los que llenen estadios cuando Metallica y compañía lo dejen. Los grupos jóvenes de metal moderno quizás si tengan algo más de tirón (que tengo mis dudas acerca de si será duradero) pero en los sonidos más clásicos la mayoría sigue tirando de lo antiguo. ¿Son los clubs un medio para combatir esta pasividad? ¿Crees que es una batalla perdida o el público está espabilando un poco?

Es indiscutible que las grandes bandas que han estado presentes varias generaciones se están jubilando. Yo creo que es un asunto muy complejo y que no sólo depende de la calidad de las bandas ni del apoyo del público, ya que en muchas ocasiones los dos factores existen. El verdadero problema que le veo al asunto es que las grandes discográficas y promotoras no apuestan fuerte por sacar una banda adelante y hacer eco de ella en el mundo, simplemente porque no genera tantos beneficios como otros géneros musicales.

La época dorada que vivió el Metal en los ochenta nunca más se va a volver a vivir así que no podemos anhelar algo que ya sucedió hace treinta años. Aunque duela eso no va a volver y las bandas más grandes de nuestra generación van a quedar para encabezar carteles de festivales internacionales que albergarán una docena de miles de fieles en sus mejores casos. Los clubes y el público por supuesto que pueden ayudar a fortalecer que todo eso dure y sea más grande, pero mientras los medios que realmente manejan el cotarro no vean rentabilidad yo creo que nos quedaremos con lo que tenemos. Ojalá algún día lea estas líneas y me dé cuenta de lo equivocado que estaba.

Como te decía antes me gusta ser autocrítico y creo que ponernos a nosotros mismos en tela de juicio es un buen mecanismo para aprender de nuestros errores y mejorar. Si uno revisa los carteles de los clubs españoles de los últimos años puede ver que muchas bandas se repiten en varios, hay cierto circuito de bandas nacionales que han recorrido prácticamente la totalidad de los festivales del Iberian Metal Rage. ¿A qué responde esta tendencia: amiguismo, popularidad, afinidad de estilo, facilidades, imposibilidad de otras bandas (caché, poca diponibilidad)…? ¿Crees que esto es algo negativo y puede llegar a ser perjudicial? También hay que decir por supuesto que no siempre es así, también se cuenta con bandas que no suelen formar parte de este circuito y SouthBangers es un buen ejemplo (Exhumed Day, Mean Machine, Primigenium, Bloodoline…)

¡¡Veo que para esta pregunta te has mojado menos!! Está claro que las bandas que han tocado para todos los Clubs es porque son más populares, que todo el mundo conoce y tiene ganas de ver, la mayoría de ellas integran músicos de gran calidad pero desde mi punto de vista otras muchas han tocado tantas veces por ser amigo de. Hay bandas en nuestro país que le dan mil patadas a ciertas bandas que están tocando constantemente de punta a punta y que no han tenido la oportunidad de darse a escuchar simplemente por falta de contactos. Soy consciente de que si esta entrevista se lee me van a decir de todo, pero no estoy hablando de ninguna banda en concreto y el que se sienta molesto que se pare a pensar con humildad por qué ha tocado tanto con su banda y si realmente no hay bandas mejores que la suya.

A nosotros nos gusta contar con bandas nuevas principalmente porque uno de los objetivos de SB es apoyar bandas que no han tenido la oportunidad de darse a conocer por el sur, por lo que si una banda ya ha venido recientemente pierde cierto interés para nosotros. Sin embargo muchísimas otras veces hemos traído bandas que otros clubs han incluido en sus carteles, creo que tanto Steel Horse, Wild como Breathless han tocado para todos los clubs y asociaciones de España, pero es que bandas como estas es normal que toquen tanto porque son realmente de lo mejor que ofrece nuestra escena actual.

No creo que sea perjudicial apoyar a ultranza a las que realmente consideramos las bandas más populares de nuestro escenario, ya que siempre hay bandas que están en primera línea. Lo que no veo justo es cerrar las puertas a otras bandas de calidad y que entran dentro de lo que es nuestro círculo de asociaciones, sin darles la oportunidad de expresarse.

Willy Gascón de Steel Horse en Málaga. Foto: Elisabeth

A pesar de todo el buen trabajo que se hace desde organizaciones como la vuestra es bastante común que alguna gente critique el funcionamiento de las mismas, lo he podido ver en Granada y sé que ocurre también en sitios como Almería o Madrid. Algunos hablan de hermetismo y cerrazón musical, pero personalmente conozco bien clubs como SouthBangers y sé perfectamente que no es así, de hecho algunos de los sectores que atacan la labor de dichas asociaciones son bastante endogámicos. ¿Podrías aclarar brevemente cómo funciona vuestro club a la hora de organizar eventos y de dar voz a los socios? Deja claro quiénes sois y a qué os dedicáis, que no sois una tiranía y cuáles son vuestros objetivos, aquí te dejo que os hagáis un poco de publicidad, ¡aprovecha!

Este es un asunto que realmente me sorprende. Antes de nada creo que la gente puede hacer con su tiempo libre lo que le venga en gana, pero no entiendo esa actitud de criticar lo que hacemos cuando ellos están de brazos cruzados. Ese hermetismo es de ellos, que no se paran a conocernos y a hablar con nosotros. Por otro lado el “cerrazón” musical es normal. Somos un club de Heavy Metal. El club nació para apoyar al Heavy Metal, si alguien nos critica porque no salimos de ese entorno a la hora de traer bandas es que no asocia bien términos. No vamos a traer a una banda de Metalcore, porque aunque a algunos miembros de la asociación les guste el estilo la asociación no se creó con tal fin.

Fuera de todo eso nosotros funcionamos de una forma totalmente abierta y democrática. SB empezamos como un grupo de amigos, que ha ido creciendo a lo largo de estos ya casi cuatro años. Todo el que quiere unirse a la asociación simplemente tiene que ponerse en contacto con nosotros. A la hora de organizar un festival abrimos un tema de debate en un foro privado que tenemos para los socios. Ahí proponemos la sala y posibles fechas. Una vez eso, todo el mundo tiene derecho a plantear bandas y lo próximo que se hace es abrir un periodo de votaciones donde cada uno puede proponer las bandas que más le gusten. Hecho esto, se valora lo que todo el mundo ha propuesto y se empieza a contactar con las bandas por orden, por lo que los grupos que salen son los que la mayoría ha votado. Por otro lado cualquier socio puede proponer diferentes actividades bajo el nombre de la asociación, simplemente tiene que plantearlo.

Algunos miembros de SouthBangers

Por mi parte nada más Pepe, un auténtico placer contar contigo para esta interesante conversación, creo que es muy productivo que pensemos sobre nuestro propio trabajo y analicemos pormenorizadamente la labor que hacemos, aprenderemos de nuestro propio camino. Mucha suerte para los próximos eventos y para todo lo que venga. Las últimas palabras son tuyas.

Muchas gracias a ti y sobretodo al campeón que se ha leído este tocho.

De corazón te agradezco toda la labor que estás llevando a cabo por el Metal tanto por tu magnífico blog como por tu membresía en South Bangers que ahora, más que nunca, tiene un valor inmenso para Málaga.

Invito también a todo el que le haya parecido interesante la labor que llevamos a cabo y quiera unirse a la familia que escriba a nuestro mail: southbangersmalaga@gmail.com

También está abierto a todo aquel quiera discutir lo dicho en esta entrevista.

¡¡Salud y Metal!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s