El abandono de la música en Granada y la “pérdida de cerebros creativos”

Hace unos días leía en facebook una interesante reflexión de Alex Roca (batería de Humor Vítreo) acerca de la situación de la música en directo en la ciudad de Granada. No le falta razón en muchas de las cosas que plantea, en algunos matices discrepo y en otros creo necesario profundizar más, y quiero exponer aquí mi opinión. En los últimos tiempos hemos visto como en la ciudad de Granada (y en muchas otras) se ha ido mermando la vida musical debido a varios factores: la ordenanza cívica y su prohibición de música en la calle, el cierre de salas de conciertos como El Taller del Rock y ahora la Sala Who, las persecuciones a pubs musicales y que ofrecían espectáculos en directo, la crisis económica, etc. Todas estas cuestiones desembocan en un fin común: el deterioro de la vida cultural de la ciudad. Pero los culpables de la misma no están solo en una dirección, gran parte de la responsabilidad recae en el círculo político, pero también tienen su parte promotores, grupos, público, e incluso medios de comunicación. Ninguno nos libramos de nuestro pequeño cupo de culpa en esta situación, aunque está claro que unos son mucho más responsables que otros.

Alex se centra en las bandas emergentes y creo que hace bien, realmente son las grandes perjudicadas con este panorama, al fin y al cabo los que ya tienen cierto nombre forjado no se las ven y se las desean para no perder dinero organizando un bolo, y aunque la venta de música y asistencia a conciertos haya decrecido con la crisis para cualquier artista, son los músicos noveles los que se ven gravemente afectados por la situación, pues no cuentan con un potencial previo que les haga subsistir durante las vacas flacas, y muchos probablemente se queden en el camino por la imposibilidad de desarrollar su actividad sin constantes pérdidas económicas. Una rica escena musical emergente está abocada al abismo y es algo dramático. De igual forma que la fuga de cerebros nos hace perder grandes profesionales por no tener un tejido productivo que los acoja, lo que en términos políticos supone una gran inversión desaprovechada, cuando en una ciudad como Granada, que tradicionalmente ha contado con una espléndida vida cultural, se quiebran gran parte de sus estructuras de difusión de artistas se pierde una enorme cantidad de potenciales talentos, que sin posibilidades de sacar a la luz sus creaciones se quedan mudos frente al público, perdiendo no solo su oportunidad personal de expresarse artísticamente, sino también la de hacer más grande a una ciudad mágica, rebosante de vida, a la que poco a poco están callando.

Como ya hemos mencionado esta chapuza cultural que se vive en multitud de ciudades españolas está gestada en gran parte por la desastrosa gestión política a la que parece importarle bien poco la cultura cotidiana, no les interesa mirar más allá de un gran festival anual de X o Y en el que hacerse la foto y con el que sacar pecho, pero así no sobrevive culturalmente una ciudad, así no se saca partido a la multitud de almas creativas expectantes de oportunidades. En el texto al que hago referencia se apuntan muchas soluciones que comparto: Pequeñas salas asequibles para artistas noveles, como en su día lo era El Taller del Rock, concursos, pubs con música en directo, o la resurrección de la música en la calle, que tan hermoso hace el paseo por una ciudad de la belleza de Granada. Pero mientras tanto el infame botellódromo es lo que promociona el Ayuntamiento, y la Fiesta de la Primavera es uno de los reclamos principales de Granada para los jóvenes, donde se convierte la ciudad en una procesión de zombis alcoholizados atraídos por la propaganda de la borrachera, en lugar de aprovechar dicha festividad organizando eventos culturales. Mientras esto sea lo que sigue pasando en Granada semana tras semana la vida musical de la ciudad seguirá estando en un plano secundario.

Botellódromo en la fiesta de la Primavera

Pero también tendremos que acatar los demás nuestra porción de culpablidad. Dada la situación de crisis quizás las salas deberían ajustar sus precios para dar oportunidades a la escena emergente, o simplemente ofrecer atractivos servicios puntuales para dar vida a un circuito local que no tiene nada fácil dar a conocer su música. El público es otra de las partes fundamentales del problema, y entiendo la menor afluencia a los conciertos, hay una situación económica nefasta y entre las necesidades primarias no está la música en directo, pero en nuestra mano está decidir si dejamos perecer a los nuevos talentos o les echamos una mano. Está claro que cada uno acude a lo que puede o a lo que le gusta, pero no estaría de más reflexionar en que por unas pocas monedas podemos dar la oportunidad a que bandas noveles se financien sus actuaciones y salgan adelante, no todo son grandes conciertos y bandas de fuera, en la misma Granada hay grandes grupos de todos los estilos ansiosos por tocar. Ya hubo una época dorada del metal en esta ciudad y han salido bandas muy reconocidas, hoy sigue habiendo chavales veinteañeros que hacen las cosas muy bien y a los que quizás no estamos prestando la atención que merecen, con el apoyo necesario ellos serán los Canker o los Azrael del mañana, pero sin público al otro lado del escenario acabarán disolviéndose, dejando la música o dedicándose a otros menesteres, se convertirán en polvo.

Sin embargo quedarnos aquí lamentándonos por lo mal que estamos y echando pestes de todo creo que no es positivo, y sobre todo no es honesto ni cierto. Valoro muchísimo las iniciativas que se hacen al margen de todo lo dicho y no creo para nada que sean en vano. Ahí está Granada en Off en respuesta a todo lo citado anteriormente, luchando por que que no se le ponga la mordaza a la música en la ciudad. Y en el ámbito del heavy metal hago una mención especial al trabajo incansable que se hace desde la asociación Metalmancho, en la que he tenido el gusto de ser miembro durante años y en la que sé de primera mano que todo se hace de la mejor manera posible, siempre pensando en las bandas noveles, ofreciéndoles el mejor trato y condiciones para que se den a conocer. En los conciertos organizados por este club han pasado montones de grupos de la provincia, de diversos estilos dentro del metal y contando siempre con una nutrida afluencia de público. Con ideas como estas se colabora intesamente en fortalecer una escena que desde otros ámbitos se empeñan en destruir. Desde luego la vida cultural de una ciudad no puede mantenerse en primera línea solo con la actividad de asociaciones, pero son un excelente medio para recordar el patrimonio que tenemos y que si no lo apoyamos corremos un serio riesgo de producir una preocupante “pérdida de cerebros creativos”.

Público del festival de Granada en Off. Foto: Antonio Casas

Anuncios

2 Respuestas a “El abandono de la música en Granada y la “pérdida de cerebros creativos”

  1. Totalmente de acuerdo. Aún así me gustaria puntualizar que Taller del Rock era una traición para los grupos porque sonaba tan mal que desgraciaba la actuación de cualquier banda allí. Metalmancho aboga por apadrinar un sector del metal (a mi entender hortera) y deja de lado al resto de la escena metal granadina que no es “de cuero”. También Granada en Off es una propuesta en la que solo participan sus amigos y designados a dedo. Van de salvadores de la escena granadina y en realidad solo es una máscara para sacar adelante a unos cuantos. Por último decir que los grupos consagrados también fueron noveles en su momento y supieron salir a flote, aunque fuera vendiendo sus coches y pertenencias en pro de su banda. He visto a cantidad de grupos tener que hacer este tipo de cosas para salir adelante y no es una cosa de hoy en dia. La mayoria no tienen como objetivo principal dedicarse a la música y se limitan a quejare de que no hay subvenciones ni locales. Se quedan en Granada y no salen fuera por “miedo a perder dinero” Muchos de los grupos noveles que no tienen demanda ni movimiento es porque no tienen oferta musical o no saben gestionarla oportunamente. Todo es cuestión de moverse y Granada no es la solución para un grupo. Sus oportunidades están fuera de la provincia si realmente lo valen y lo quieren.

  2. Buenas Álvaro, gracias por participar. Te respondo a algunas cosillas, en primer lugar en cuanto al Taller del Rock, es cierto que el sonido no era bueno, pero era una sala que estaba empezando y lo hizo humildemente, creo que si hubieran continuado con la actividad habrían habilitado mejor la sala y conseguido mejor equipo, pero con la poca asistencia que tenía no tardó mucho en cerrar. No obstante aunque el sonido en general no era bueno he visto a algún que otro grupo alli sonar bastante dignamente.

    Por otro lado sobre lo que comentas de Metalmancho, conozco bien sus carteles, los grupos que han traído y a muchos de los socios y te puedo asegurar que el sector del metal que dices que apadrinan es amplísimo. Han organizado conciertos con grupos desde black metal (Killing the reason por ejemplo) hasta hard rock (Manuel Seoane), pasando por thrash, death, rock clásico, rock andaluz… por lo que no comparto lo que dices. Si es cierto que no abarcan cierto sector del metal (moderno, metalcore y demás), pero es lógico que se centren en sus preferencias que como digo son muy amplias. Además como asociación que es creo que su papel en cierto modo es representar a sus socios, y los géneros de metal que no incluyen en sus carteles probablemente no están entre los gustos de la mayoría de socios.

    Con respecto a lo que dices en el final, yo si creo que el escenario general para los músicos en Granada ha cambiado, ahora las cosas están más difíciles en muchos aspectos, aunque haya muchas otras facilidades como internet, mejoras de difusión y demás. En este preciso instante hay montones de contras, los que comento en este artículo y bastantes más, por lo que creo que los grupos para salir adelante lo tienen bastante complicado. No quiero decir que antes lo tuvieran fácil, ojo, solo que creo que mejorar los canales de promoción de artistas emergentes es una tarea útil y necesaria se esté como se esté. De todas maneras por supuesto que muchos grupos también serán los propios culpables de su estancamiento y de hecho lo apunto en el artículo. Por último decirte que creo que precisamente lo oportuno y lo que defiendo es que los músicos no tengan que irse fuera de la provincia si quieren prosperar artísticamente, que lo idóneo es que puedan desarrollar su actividad sin trabas en su tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s