Costa de Fuego, la esperanza de nuestro gran festival

Ya ha pasado un mes desde que se celebrase lo que se presentaba como uno de los festivales más importantes de metal en nuestro país, el Costa de Fuego, y hemos tenido tiempo suficiente para reflexionar sobre los aspectos positivos y negativos del mismo en relación a las expectativas planteadas por parte del público y de la propia organización. Dado que no pude asistir al festival he estado indagando y buscando información y crónicas de los asistentes al evento. Una de las reflexiones que me ha parecido más interesante es la que hace Raúl del Amo en The Metal Circus, y es en la que me voy a basar principalmente para mis conclusiones.

Posiblemente contar con las instalaciones del FIB y con el apoyo que acarrea el nombre y la fama de este festival es un punto de partida muy ventajoso para el Costa de Fuego con respecto a otros festivales de metal. Con esto me refiero a presencia mediática, contactos, patrocinadores, experiencia en organización de grandes eventos, etc. Y como comenta Raúl en su crónica esto ha sido palpable durante todo el festival en comodidades para el público y organización cuidada y prevista hasta el último detalle, algo que los seguidores del heavy metal en este país echamos tantísimo de menos en los macroconciertos nacionales y que se da por sentado en los grandes festivales de metal fuera de nuestras fronteras. Este es sin duda el punto fuerte de Costa de Fuego, la ventaja que tiene sobre la gran cantidad de festivales españoles que han desaparecido en el camino y sobre los que aun aguantan, esta es la gran baza que Maraworld ha de jugar a su favor para posicionarse como el referente perdurable de los festivales heavys en España, que como se indica en el artículo en el que me he basado, es un título que aun no tiene dueño.

Sin embargo como algunos ya apuntaban desde las primeras confirmaciones el cartel no estaba a la altura de las circunstancias, desde el primer momento ya se intuía un batiburrillo de bandas y estilos chocantes que no fue muy bien entendido ni acogido por una parte considerable de público, lo que ha desembocado en que la venta de entradas quizás no haya sido tan satisfactoria como  se esperaba y muchos nos quedáramos con las ganas de un cartel que siguiera un esquema similar al de aquel glorioso Metalmania de 2003, por poner un ejemplo. Finalmente quedó un cartel descafeinado en opinión de muchos, con unos cabezas de cartel que siguen viviendo de un nombre más que de sus directos, buena prueba son las comparaciones Guns n’ Roses VS Slash del Hellfest de este año, en la que el segundo sale claramente victorioso. No deja de ser cierto que había bandas muy interesantes en el cartel, pero entre que algunas ya están “demasiado vistas” en el circuito de conciertos y festivales nacionales, que había una gran cantidad de bandas emergentes (que no es sinónimo de mala calidad, pero sí de poco atrayentes), y que se daba una mezcla no muy bien definida de estilos poco casables entre sí, no llegaban a despuntar el número suficiente de grupos como para movilizar a una gran masa de seguidores de metal de todo el país.

Cartel del Costa de Fuego

Con el cartel del festival cerrado muchos nos encontramos en la situación de vernos atraídos por cinco o seis bandas, pero cuando un fan que invierte gran parte de su dinero en conciertos y discos durante todo el año se ve ante la tesitura de pagar 80 € (más gastos de viajes, comidas, etc.) por un festival del que solo tiene un interés fuerte en ver a cinco grupos, probablemente la decisión de ir finalmente sea negativa. El problema no radica en el precio, pues cuando un cartel de por ejemplo un Hellfest, un Graspop, o un Wacken es caro pero reúne a una gran cantidad bandas que quieres ver, no cuesta tanto el sacrificio de ahorrar dinero en otros conciertos durante el año. El problema por tanto creo que es del cartel, ahora bien, asumo que Costa de Fuego no tiene la capacidad económica ni el renombre de estos festivales, y no podrá desarrollar un cartel de cincuenta bandas con muchos cabezas y sub-cabezas de cartel jugosos, ahí está la complejidad de elaborar un cartel relativamente humilde pero que a ojos del fan sea apetecible y merecedor de ahorrar y privarse de otros conciertos. Unos buenos ejemplos los encontramos en Portugal, el SWR Barroselas es un festival muy consolidado y enfocado al metal extremo, convertido en todo un referente, por otra parte el Vagos Open Air es un festival  más humilde con pocos grupos pero cuidadosamente escogidos para formar un cartel coherente y atrayente para un público objetivo claro, y no hay duda de que logra alcanzar sus metas, pues año tras año se supera y congrega a un mayor número de personas.

Cartel del SWR Barroselas

Creo que esta es la cuestión que debe plantearse seriamente Costa de Fuego de cara al año próximo, si convertirse en un festival que apunte de modo certero a su público objetivo, desarrollando un cartel cuidadosamente hilado para cumplir su fin, siguiendo el ejemplo de festivales como Vagos Open Air o SWR Barroselas y con la intención y clara posibilidad de convertirse en el festival heavy de referencia en nuestro país, al estilo de Hellfest en Francia o Wacken en Alemania; o si por el contrario prefieren seguir la senda de eventos como el Sonisphere español, con gran desembolso en organización pero demostrando poco interés en el público heavy, ciñéndose a apostar por nombres famosos más que por calidad y dando a luz carteles caóticos. Si se inclinan por la primera opción estarán encaminándose a convertirse en el festival de heavy metal referente en España, generando una buena imagen entre el público y con un futuro perdurable y prometedor, lo que a la larga será mucho más rentable. Si apuestan por la segunda vía posiblemente acaben desapareciendo a los pocos años, el público acabará por desencantarse del festival y apostando por cualquier nueva opción más apetecible y acorde a sus gustos, o como cada vez es más habitual viajando fuera de nuestro país, pues por aquí casi siempre se prefiere pegar el pelotazo en un par de años y sacar dinero que empatizar con el asistente y preocuparse por hacer festivales a su medida. Maraworld con el FIB han dado en la diana consolidando un buen festival dentro de su estilo, albergo la esperanza de que hagan lo mismo con Costa de Fuego y al fin los seguidores del metal en España tengamos el festival que merecemos.

Anuncios

Una respuesta a “Costa de Fuego, la esperanza de nuestro gran festival

  1. Pingback: ¿El giro del Leyendas del Rock? | David Lebrón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s