Pretenden matar el rock and roll

A casi una semana de la cita anual con el Zaidín Rock en su trigésimo-segunda edición, me veo en la obligación moral de realizar un pequeño y merecido homenaje a este emblemático festival. Para introducirnos en materia, el Zaidín es uno de los barrios más populares de la ciudad de Granada, tradicionalmente obrero y humilde, y que en sus fiestas, desde el año 1983 celebra ininterrupidamente este festival organizado por la Asociación de Vecinos Zaidín-Vergeles. Por su escenario han pasado grupos de la talla de 091, Ilegales, Barricada, Vargas Blues Band o Barón Rojo, por poner algunos ejemplos, y uno de sus grandes atractivos es que es abierto a todos los públicos y gratuito. Por esto el Zaidín Rock tiene un significado que va más allá de lo puramente musical, pues es un evento ya con una larga trayectoria que sirve como punto reunión del público melómano de la ciudad y reencuentro de los estudiantes de la capital granadina, ya que se suele celebrar a mediados de Septiembre. Es más que un concierto, es un símbolo de la cultura granadina.

Pero los últimos años no están siendo fáciles para la supervivencia este festival, problemas con los cambios de recinto por obras, denuncias de ruido (finalmente desestimadas), y multitud de problemas con el Ayuntamiento (que por ejemplo no ha pagado 18.000 € de la edición de 2011), han llevado a que en ocasiones haya llegado a peligrar su continuidad. Este mismo año ha habido bastante riesgo de cancelación debido a que el Ayuntamiento alega que la solicitud del festival llegó fuera de plazo y por tanto no se ha podido solicitar apoyo económico. Sin embargo, finalmente el festival ha salido adelante, contando con un menor presupuesto recabado a través de patrocinadores y colaboradores, y con la reducción del 50% del apoyo municipal. No obstante, las quejas por parte de los defensores del festival contra la actuación del Ayuntamiento han seguido y han dado lugar a salidas de tiesto como esta del diputado provincial Pepe Torrente, en la que parece quedar bien claro su poco interés en argumentar las acciones del Ayuntamiento. Después de todo y con las constantes zancadillas que se le han puesto al Zaidín Rock y que han amenazado su estabilidad, se ha conseguido un cartel muy digno para la edición de este año con la participación de bandas como Los Suaves, Niños Velcro, La Pegatina, Tabletom o El puchero del Hortelano.

32º Edición del Zaidín Rock

Hace algunas semanas hablaba en la entrada sobre el cierre de Radio Contadero sobre la sociedad civil y su importancia como síntoma de una democracia sana y como muestra de la implicación ciudadana en la vida pública por medio de acciones de abajo a arriba. Una manera de articular la sociedad civil es a través de organizaciones o asociaciones como la Asociación de Vecinos Zaidín-Vergeles, que en muchas ocasiones destinan sus esfuerzos a la consecución de un evento de ámbito cultural, ámbito que muchas veces no es valorado y defendido como debería en España. El desarrollo de oferta cultural por parte de organizaciones del tercer sector cuenta con notables ventajas sobre los proyectos del mismo tipo elaborados por los sectores privado y público, ya que estas organizaciones no están guiadas por la búsqueda de beneficios económicos como los promotores privados, ni buscan la rentabilidad política que usualmente vemos en los proyectos del sector público, además estas acciones fomentan la no dependencia pública, que a veces supone una merma para la iniciativa ciudadana y que algunos iluminados han dado en llamar “cultura de la subvención”. Tengo pues la convicción de que apostar por el tercer sector en los proyectos culturales es apostar por productos vocacionales de calidad.

Soy un férreo defensor del apoyo y la difusión cultural, y los movimientos sociales e iniciativas ciudadanas que a través de sus ideas y proyectos mantienen vivo y en constante ebullición este ámbito me parecen dignas de elogio, de hecho he sido miembro de dos importantes asociaciones (actualmente de una) de difusión y apoyo al heavy metal, que además funcionan de manera absolutamente autogestionada, con total independencia y con la única vocación de promover la cultura. La Asociación de Vecinos Zaidín-Vergeles y su trabajo son un buen ejemplo de estas iniciativas, ya que aunque este festival en concreto perciba una parte de financiación pública, su puesta en marcha depende en gran parte del trabajo desinteresado de sus socios. Frente a esto nos encontramos con una preocupante tendencia a atacar la vida cultural granadina, que afecta a tanto a este tipo de organizaciones como a los negocios privados, situación que ha dado lugar plataformas como Granada en Off. Pero esta tendencia ni mucho menos es exclusiva de Granada, me temo que es patrimonio de todo el país.

Público del Zaidín Rock (Foto de Fran Ortiz)

Si bien no soy muy amigo de las comparaciones y no me gusta mezclar churras con merinas, no puedo evitar pensar por qué otro tipo de eventos como los de carácter religioso (amén de muchos otros) siguen recibiendo ayudas y subvenciones públicas de todo tipo y cuantías, mientras las iniciativas culturales son las furibundamente atacadas y las primeras en ser recortadas en tiempos de crisis. Un perfecto ejemplo lo tuvimos hace solo unos días en Reus en el festival Rock n Reus que fue cancelado a última hora por parte del Ayuntamiento sin dar explicaciones, o la cancelación este año del festival Algarroba Rock en la localidad malagueña de Algarrobo.

Son tiempos difíciles para luchar por la cultura, los poderes públicos seguirán intentando recortar gastos, y lo primero será como siempre aquello que no produzca beneficios inmediatos y tangibles (y por tanto rentabilidad política), las víctimas serán cultura, investigación y desarollo… es decir, justo las partidas que hacen prosperar a una sociedad, que nos hacen fuertes de cara al futuro, y en las que hay que invertir si algún día queremos llegar a ser un país sostenible. Después nos preguntaremos por qué España sigue estando en mala posición en muchos de los indicadores de desarrollo y por qué no somos capaces de salir a flote en este tipo de crisis. Quizás tenga algo que ver con la lamentable cultura del “pelotazo” de la que tanto hemos abusado y con el constante desprestigio que hacemos del ámbito cultural. Mi postura es clara, estaré en el Zaidín Rock apoyando el festival y a la asociación que no se ha rendido para mantener viva la llama de la cultura haciendo frente a todos los vientos que quieren apagarla. Estaré allí para que aunque se empeñen, no maten el rock and roll.

Anuncios

Costa de Fuego, la esperanza de nuestro gran festival

Ya ha pasado un mes desde que se celebrase lo que se presentaba como uno de los festivales más importantes de metal en nuestro país, el Costa de Fuego, y hemos tenido tiempo suficiente para reflexionar sobre los aspectos positivos y negativos del mismo en relación a las expectativas planteadas por parte del público y de la propia organización. Dado que no pude asistir al festival he estado indagando y buscando información y crónicas de los asistentes al evento. Una de las reflexiones que me ha parecido más interesante es la que hace Raúl del Amo en The Metal Circus, y es en la que me voy a basar principalmente para mis conclusiones.

Posiblemente contar con las instalaciones del FIB y con el apoyo que acarrea el nombre y la fama de este festival es un punto de partida muy ventajoso para el Costa de Fuego con respecto a otros festivales de metal. Con esto me refiero a presencia mediática, contactos, patrocinadores, experiencia en organización de grandes eventos, etc. Y como comenta Raúl en su crónica esto ha sido palpable durante todo el festival en comodidades para el público y organización cuidada y prevista hasta el último detalle, algo que los seguidores del heavy metal en este país echamos tantísimo de menos en los macroconciertos nacionales y que se da por sentado en los grandes festivales de metal fuera de nuestras fronteras. Este es sin duda el punto fuerte de Costa de Fuego, la ventaja que tiene sobre la gran cantidad de festivales españoles que han desaparecido en el camino y sobre los que aun aguantan, esta es la gran baza que Maraworld ha de jugar a su favor para posicionarse como el referente perdurable de los festivales heavys en España, que como se indica en el artículo en el que me he basado, es un título que aun no tiene dueño.

Sin embargo como algunos ya apuntaban desde las primeras confirmaciones el cartel no estaba a la altura de las circunstancias, desde el primer momento ya se intuía un batiburrillo de bandas y estilos chocantes que no fue muy bien entendido ni acogido por una parte considerable de público, lo que ha desembocado en que la venta de entradas quizás no haya sido tan satisfactoria como  se esperaba y muchos nos quedáramos con las ganas de un cartel que siguiera un esquema similar al de aquel glorioso Metalmania de 2003, por poner un ejemplo. Finalmente quedó un cartel descafeinado en opinión de muchos, con unos cabezas de cartel que siguen viviendo de un nombre más que de sus directos, buena prueba son las comparaciones Guns n’ Roses VS Slash del Hellfest de este año, en la que el segundo sale claramente victorioso. No deja de ser cierto que había bandas muy interesantes en el cartel, pero entre que algunas ya están “demasiado vistas” en el circuito de conciertos y festivales nacionales, que había una gran cantidad de bandas emergentes (que no es sinónimo de mala calidad, pero sí de poco atrayentes), y que se daba una mezcla no muy bien definida de estilos poco casables entre sí, no llegaban a despuntar el número suficiente de grupos como para movilizar a una gran masa de seguidores de metal de todo el país.

Cartel del Costa de Fuego

Con el cartel del festival cerrado muchos nos encontramos en la situación de vernos atraídos por cinco o seis bandas, pero cuando un fan que invierte gran parte de su dinero en conciertos y discos durante todo el año se ve ante la tesitura de pagar 80 € (más gastos de viajes, comidas, etc.) por un festival del que solo tiene un interés fuerte en ver a cinco grupos, probablemente la decisión de ir finalmente sea negativa. El problema no radica en el precio, pues cuando un cartel de por ejemplo un Hellfest, un Graspop, o un Wacken es caro pero reúne a una gran cantidad bandas que quieres ver, no cuesta tanto el sacrificio de ahorrar dinero en otros conciertos durante el año. El problema por tanto creo que es del cartel, ahora bien, asumo que Costa de Fuego no tiene la capacidad económica ni el renombre de estos festivales, y no podrá desarrollar un cartel de cincuenta bandas con muchos cabezas y sub-cabezas de cartel jugosos, ahí está la complejidad de elaborar un cartel relativamente humilde pero que a ojos del fan sea apetecible y merecedor de ahorrar y privarse de otros conciertos. Unos buenos ejemplos los encontramos en Portugal, el SWR Barroselas es un festival muy consolidado y enfocado al metal extremo, convertido en todo un referente, por otra parte el Vagos Open Air es un festival  más humilde con pocos grupos pero cuidadosamente escogidos para formar un cartel coherente y atrayente para un público objetivo claro, y no hay duda de que logra alcanzar sus metas, pues año tras año se supera y congrega a un mayor número de personas.

Cartel del SWR Barroselas

Creo que esta es la cuestión que debe plantearse seriamente Costa de Fuego de cara al año próximo, si convertirse en un festival que apunte de modo certero a su público objetivo, desarrollando un cartel cuidadosamente hilado para cumplir su fin, siguiendo el ejemplo de festivales como Vagos Open Air o SWR Barroselas y con la intención y clara posibilidad de convertirse en el festival heavy de referencia en nuestro país, al estilo de Hellfest en Francia o Wacken en Alemania; o si por el contrario prefieren seguir la senda de eventos como el Sonisphere español, con gran desembolso en organización pero demostrando poco interés en el público heavy, ciñéndose a apostar por nombres famosos más que por calidad y dando a luz carteles caóticos. Si se inclinan por la primera opción estarán encaminándose a convertirse en el festival de heavy metal referente en España, generando una buena imagen entre el público y con un futuro perdurable y prometedor, lo que a la larga será mucho más rentable. Si apuestan por la segunda vía posiblemente acaben desapareciendo a los pocos años, el público acabará por desencantarse del festival y apostando por cualquier nueva opción más apetecible y acorde a sus gustos, o como cada vez es más habitual viajando fuera de nuestro país, pues por aquí casi siempre se prefiere pegar el pelotazo en un par de años y sacar dinero que empatizar con el asistente y preocuparse por hacer festivales a su medida. Maraworld con el FIB han dado en la diana consolidando un buen festival dentro de su estilo, albergo la esperanza de que hagan lo mismo con Costa de Fuego y al fin los seguidores del metal en España tengamos el festival que merecemos.

El heavy metal en imágenes: “Metalheads, The global brotherhood”

Ojeando el blog de Salva Rubio, autor del libro Metal extremo: 30 años de oscuridad (1981-2011), me he encontrado con una entrada que me ha llamado bastante la atención. Se trata de la salida este pasado Marzo de Metalheads: The global brotherhood, un libro dedicado al metal, pero esta vez desde una perspectiva poco común, las fotografías de seguidores del género. Según el autor Jörg Brüggemann se le encendió la bombilla al ver el documental Global Metal de Sam Dunn, en el que se demuestra como la cultura del heavy metal recorre todo el planeta y está presente hasta en el más recóndito rincón del globo. Por lo que este alemán se lanzó a la aventura y se embarcó en la gira mundial de la banda de unos amigos y se dedicó a retratar al público heavy de Argentina, Brasil, Indonesia, Malasia, Egipto, Alemania, Austria, Suiza y Estados Unidos.

Foto de “Metalheads: The global brotherhood”

El resultado son 144 páginas de fotografías analógicas acompañadas de textos informativos que nos sitúan en el contexto de las imágenes.  El libro además incluye un CD editado por Nuclear Blast con canciones de bandas como Accept, Destruction o Belphegor. En un pequeño video de presentación el propio Brüggemann explica que le movió a realizar este proyecto y aparecen varias de las fotografías del mismo.

Algunas de las imágenes que aparecen en el libro que se pueden ver tanto en este video como en la web son muy curiosas a la par que representativas. Me llama mucho la atención ver a las jóvenes musulmanas haciendo headbanging con los velos puestos, un llamativo símbolo visual de que el heavy metal no solo trasciende fronteras geógraficas, sino también culturales y religiosas, una cara dulce de la globalización. Por otra parte, como se ve a la perfección en Global Metal de San Dunn el metal es un fenómeno que en determinados contextos ha tenido y tiene un significado revolucionario, de cambio social e incluso político, en definitiva como fenómeno contracultural opuesto al status quo, algo válido tanto en países occidentales y católicos como en sistemas políticos islámicos, dictaduras, etc.

Foto de “Metalheads: The global brotherhood”

Lo que encuentro realmente enriquecedor de esta publicación es que todas estas cuestiones que comento se pueden plasmar perfectamente en unas pocas imágenes, símbolos que representen realidades, en definitiva buenas fotografías. Al igual que ver un libro de fotografías de Robert Capa es una fiel descripción de la primera mitad del siglo XX sin palabras, necesaria para entender la realidad de esta etapa histórica, ver las fotos del público heavy alrededor del mundo, insertos en culturas totalmente diferentes, y ver sus dinámicas, interacciones, similitudes y diferencias es una detallista descripción de la cara más sociológica de este género musical.

Cabeza de Caballo, el hechizo volcánico

Estreno nueva sección en el blog, un hueco dedicado a los que personalmente considero nuevos talentos en el metal, y en el que voy a hablar de bandas que sin haber llegado aun a cotas importantes de fama creo que tienen la capacidad de llegar a ella. No podía hacerlo con otra banda que con los jienenses Cabeza de Caballo, una de las bandas con un sonido más fresco y unos directos más arrolladores del sur del país.

Este quinteto toma forma en el año 2007, y hasta la fecha han editado el EP “Neigh under a red sun” en el 2009 y hace unos meses sacaban su primer larga duración bajo el nombre “Iron and wood”, que ha sido editado por Discos macarras y Le crépuscule du soir. Algunos de sus miembros ya han militado en otras formaciones como Slow Motion Co. y es algo palpable, pues aunque son una formación joven tienen mucha garra y técnica. Su estilo se mueve cercano al doom, stoner, y en definitiva todos esos sonidos densos y pesados, mantienen ese todopoderoso aura macarra, y en el nuevo trabajo ahondan en atmósferas instrumentales con la incorporación de Miguel Ortega a las seis cuerdas, un mago que te hechiza con pasajes al más puro estilo setentero, recreándose y disfrutando de cada maldita nota. Pero no nos engañemos, esta explosiva combinación está enraizada en el heavy metal de toda la vida, como ellos mismos escriben en el libreto de su CD: “Praise to the Sabbath, the Priest, the Head, the Maiden, the Purple”.

"Iron and wood", el nuevo trabajo de Cabeza de caballo

“Iron and wood”, el nuevo LP de Cabeza de caballo

Este nuevo trabajo cuenta con siete trallazos de pura densidad y mala leche, en el que se intercalan cortes más rápidos como “Idols bonfire” con temas más doom como la primera parte de la excepcional “Volcanic spell”, 100% Sabbath. “The elders reclaim vengeance” muestra la amplia gama de sonidos de Cabeza de Caballo, desde la más pura violencia hasta los pasajes más profundos con solos de guitarra hipnóticos con cierto punto blues. No quiero dejar pasar el papel de Javyer López a la voz, brillante durante todo el plástico, con una garra tremenda y recordando a veces al registro de Phil Anselmo en Down.

Para conocer más profundamente a la banda y escuchar el nuevo disco al completo, os dejo la entrevista que le hicimos a Javyer López en Metal Liberty, bastante interesante y divertida.

http://www.ivoox.com/metal-liberty-24-06-12-entrevista-a-cabeza-caballo_md_1304275_1.mp3″

Si bien este nuevo álbum define a la perfección el potencial del quinteto, es en el directo donde realmente sacan a relucir su artillería pesada. Se les nota la carretera que llevan recorrida y la experiencia en otros proyectos. Suenan muy compactos y la actitud sobre las tablas es demoledora, salen a escena a comerse el mundo, con la potencia que su música requiere. Ya lo demostraron en conciertos como el I For the Metal Fest, donde dejaron con muy buen sabor de boca a los asistentes y se ganaron a buena parte del público granadino.

Desde luego Cabeza de caballo son una de las grandes promesas del metal nacional, las buenas críticas por parte del público ya las tienen, solo necesitan el apoyo de medios, promotores y asociaciones para hacer resonar tu nombre a lo largo de todo el país. No me cabe duda de que con la promoción y el empuje necesario se configurarán como uno de los referentes en el sonido doom/stoner patrio.

Crónica del II Awakening Fest (28/07/12, Benalúa de Guadix)

Cartel del II Awakening Fest

El pasado 28 de Julio tenían cita en Granada los amantes del metal más salvaje, se celebraba la segunda edición del Awakening Fest, el festival que organiza anualmente la banda accitana de death metal Apontokation. En esta edición apostaron por seis bandas andaluzas punteras en el metal extremo: Necrosed, Deathillusion, Disharmonic, Apontokation, Exhumed Day y Erase. Uno de los grandes atractivos del concierto además del cartel era que la entrada era gratuita y los precios de la comida y la bebida en la barra eran muy asequibles, lo que hizo que se desplazara hasta allí un número considerable de gente, a pesar de al lejanía de Benalúa de Guadix de Granada capital.

El grupo que abrió el festival fueron los ejidenses Necrosed, una banda muy joven de brutal death/grind, un estilo que no está precisamente entre mis favoritos. El grupo cuenta con un excelente guitarrista y el cantante desplegó un amplio registro de voces durante su actuación, en la que además del repertorio propio también dejaron caer una versión de “Blinded by fear” de At the gates. Durante su concierto gran parte del público se encontraba llegando al recinto, saludando y aprovisionándose en la barra, por lo que no disfrutaron de demasiado público. Les tocó la difícil tarea de comenzar un festival y como suele suceder sufrieron las consecuencias. No obstante los de El Ejido prometen, son muy jóvenes y cuentan con músicos técnicos, una banda a la que los amantes del género deben seguir la pista.

Tras ellos venía la primera banda granadina de la noche, Deathillusion. Otra formación joven pero muy a tener en cuenta, practicando un estilo que podríamos enmarcar dentro del black metal, pero con bastante toque melódico en las composiciones, con una clara influencia de Dissection (demasiada en ocasiones). Hasta la fecha tienen editado un EP de 2011 llamado “Invisible lights”, que demuestra el buen hacer del conjunto en la tarea compositiva. Para el directo cuentan con bastante parafernalia, tanto estética en su propia imagen como en los estandartes y velas que visten el escenario y aportan a la actuación ese aspecto visual satánico y maligno, además también teatralizan mucho sobre las tablas, en especial el cantante Boga. En lo verdaderamente importante, el aspecto musical, los vi bastante compactos, cada vez me gustan más y creo que son una de las bandas noveles más destacables de Granada. En especial me gusta mucho el trabajo de su guitarrista Manuel, con una líneas melódicas con mucho gancho. Tocaron temas de su EP como la propia “Invisible lights” que me parece un gran tema, alguna nueva como “The wonder death” y una versión de “Where dead angels lie” de Dissection, que se nota a la legua que es una de la principales influencias de la banda. Fueron uno de los grupos que más me gustaron del festival, creo que siguen mejorando y creciendo poco a poco.

Les tocaba el turno a Disharmonic, formación que venía desde Almería y que se mueven en el brutal death. Una de las primeras cosas que llaman la atención de la banda es que no tienen batería y en directo se las arreglan con una batería programada. Hasta la fecha tienen editado solo el LP “The creature” de 2011 y un par de promos, “The horror is coming” recién salida. Presentaron estos nuevos temas en el concierto y también a su nuevo guitarrista Sergio Cortés. El combo almeriense es bastante técnico y lo demostraron con la versión que se marcaron de Death, además su vocalista femenina Bao Brurial lo hace bastante bien. El sonido no les jugó una buena pasada y no los pude disfrutar como me hubiera gustado, pero me quedo con las ganas de verlos mejor en otra ocasión.

Llegando al ecuador de la noche subían a escena los locales Apontokation, organizadores del festival y amigos y conocidos de buena parte del público, lo que se notó bastante por el seguimiento que tuvo su concierto. Defendieron bastante bien su death metal y su única demo “Awakening of the beast” junto a algún tema nuevo como “Blood carnival”. En los últimos conciertos que les he visto les he notado bastante mejoría con respecto a los comienzos, mucho más sueltos y con unas composiciones que cada vez me gustan más, con cierto aire añejo que me atrae mucho. Pienso que deben pulir algo más su puesta en escena ya que a veces se hacen un poco lineales, aunque no me cabe duda de que lo harán poco a poco, pues ya ha mejorado bastante desde sus primeros días. Su vocalista Vera además de ser conocido de buena parte de los allí reunidos es un tío con un gran carisma y lo demostraba en cada una de sus intervenciones interactuando con el público. Buena actuación de los “padres” del festival, que además de dar caña sobre el escenario se pasaron el resto de la noche dándolas en la barra. Unos tíos con ganas de currárselo.

Después de dos grupos de death se agradecía un pequeño paréntesis con algo más ecléctico, los malagueños Exhumed Day, banda que me gusta bastante y que practica un black/death que deja entrever muchas influencias en sus composiciones. El cuarteto vino desplegando un repertorio mayoritariamente basado en su reciente “The beauty of putrefaction”, con solo un guiño a sus anteriores trabajos con la canción “Time to relax” que nunca falta en sus conciertos. Abrieron su actuación con la intro “The agony of the death” que enlazan con “From nun to slut”, también cayeron “Catalepsy” o “The black prophecy”, que fue la que más me gustó en la descarga de los malagueños. Es una banda que está renovando su fama especialmente en el sur después de muchos años de parón, vuelven a ser bastante conocidos y queridos por el público granadino y es algo palpable en la últimas actuaciones que han tenido en la provincia, aunque en esta última el sonido tampoco estuviera muy fino, concretamente en la guitarra  de Juan Herrera. Finalmente se despidieron con la polifacética “I always think in your death” en el bis. Ojo con esta banda, que con su último álbum han renacido en el panorama del metal extremo nacional y vienen para quedarse

Para terminar la noche repetía una de las bandas que participó en la primera edición del festival, los granadinos Erase, amigos de los organizadores y también de una parte considerable de los asistentes. Son una formación bastante reciente que se enmarca en el death metal, con un sonido que personalmente me recuerda mucho a los últimos trabajos de Behemoth. No tienen material editado hasta la fecha pero se han forjado bastante fama en Granada gracias a sus directos, y temas como “Battle of Kadesh” y su coreable estribillo ya son bastante conocidos entre el público de la provincia. Cuentan con músicos con experiencia en otras bandas y con mucha técnica como demuestra el guitarrista Luis. Son un grupo que gusta mucho y que con una trayectoria corta hasta el momento se están haciendo un buen nombre. El público disfrutó de sus actuación y se marcaron la ya típica versión en sus directos de “Troops of doom” de Sepultura, que personalmente me encanta, y “Betrayer” de Kreator, mostrando de donde vienen buena parte de las influencias del conjunto.

Así se daba por finalizada esta segunda reunión de bandas del espectro extremo nacional, con un buen sabor de boca por parte de los asistentes, que disfrutamos de buenos conciertos gratis, precios asequibles y un gran ambiente. Los propios Apontokation ya anunciaron en su perfil de facebook que a pesar de no ganar nada de dinero del festival quedaron muy contentos con el resultado. Ahora nos queda esperar un año hasta la próxima edición, que seguro que de nuevo concentrará a bandas jóvenes que peguen fuerte dentro del estilo, una excelente oportunidad para mantener el circuito underground vivo.

#NoAlCierreDeRadioContadero 2ª parte: La muerte musical

Hace algunos días escribía una entrada sobre mi experiencia personal en el programa de radio Metal Liberty, no era casual, era una pequeña introducción para lo que escribo hoy, una reflexión algo más profunda sobre el cierre de la emisora Radio Contadero. Hace algunas semanas saltaba la noticia de que el Ayuntamiento de Huétor Vega decidía cerrar la emisora municipal como medida de su plan de ajuste. El alcalde Mariano Molina declaraba a Granada Hoy“Me duele en el corazón pero no queda más remedio. Hemos analizado su rentabilidad a todos los niveles y nos vemos obligados a hacerlo”. En la entrada anterior hablaba de la labor que hacen las emisoras de este tipo, de por qué tiene tanto sentido mantener vivas estas plataformas, en momentos como este más que nunca, aunque es cierto que ahora precisamente es cuando más difícil es mantenerlas.

Antes de exponer mis argumentos es conveniente aportar los datos y los números. Según Granada Hoy el Ayuntamiento del municipio ha de hacer frente a tres millones de euros de préstamos y por ello considera necesario hacer recortes de gastos. En palabras de Mariano Molina “La radio tiene un coste de 100.000 euros al año y sólo ingresa 1.500 euros anuales en publicidad”. Según han comentado trabajadores de la emisora en estos 100.000 euros anuales que estima el alcalde de Huétor Vega se incluyen varios gastos que no son exclusivos de la radio, como los sueldos de trabajadores que también editan un periódico municipal y se encargan de otras tareas dentro del Ayuntamiento. En cuanto a los despidos, son dos las personas que se quedarán sin trabajo, Trini Megías, encargada del programa matinal de la emisora y una excelente profesional que lleva 18 años en la radio, y Marta León, con 12 años trabajando en ella. Todos los demás locutores y colaboradores de Radio Contadero son personas que llevan a cabo sus proyectos desinteresadamente y sin percibir ningún tipo de salario, periodistas vocacionales entregados a su tarea por la propia satisfacción del trabajo bien hecho, grandes profesionales como Vicente Azpitarte, quien tras años en esta emisora acabó teniendo su propio programa en esRadio, Paco Burgos, mítico DJ de la escena rockera granadina, o el periodista musical Eduardo Tébar.

Plataformas comunicativas libres con la filosofía de Radio Contadero son las necesarias para articular y fortalecer algo tan vital como una sociedad civil activa, que tan urgente es en los tiempos que corren y por desgracia tan dormida está en este país. Con esto me refiero a la participación ciudadana libre al margen de poderes gubernamentales, a la implicación social de los individuos “de abajo a arriba”, a que no dependamos de instituciones y seamos capaces de llevar a cabo proyectos e ideas movidos por nuestras propias inquietudes y por nuestro trabajo. Eso es sociedad civil, eso es síntoma de una democracia sana, eso es radio Contadero.

Opiniones de colaboradores y trabajadores de Radio Contadero en twitter

Me asusta sobremanera la actuación política frente a estos déficits económicos infinitos. Todo se reduce salvajemente a la economía y a recortar sin pensar en las consecuencias, en la rentabilidad social de todas las cosas necesarias que se están asesinando día tras día. Es necesario adaptarse a la situación económica, pero dar tijeretazos a bocajarro y sin pensar en el largo plazo no es la solución. Recortar sin invertir es condenarnos a caer en el abismo, y pensar que las inversiones solo han de ser en economía es un error, invertir en la cultura y en la ciudadanía es tan importante como invertir sectores económicamente productivos, al fin y al cabo somos los ciudadanos los que debemos legitimar al sistema político que nos está poniendo la soga al cuello.

Dicho esto tampoco debemos obviar los números, si la emisora no es debidamente productiva en términos económicos conviene reflexionar acerca de ello y trabajar para optimizar esta situación. Si bien no se trata de una emisora comercial al uso, son muchas las maneras de rentabilizar la actividad de Radio Contadero. Las redes sociales están siendo un hervidero de buenas ideas de todos los que se oponen al cierre de la emisora, y en diferentes plataformas webs y blogs ya se apuntan posibles medidas para hacer económicamente viable la radio. En twitter bajo en el hashtag #NoAlCierreDeRadioContadero oyentes, colaboradores y trabajadores de la emisora vierten sus opiniones sobre la decisión del Ayuntamiento. Incluso se ha creado un blog para recoger firmas en contra del cierre. Se está recibiendo mucho apoyo, son muchos los particulares y organizaciones que animan a seguir en la lucha para que no se sigan desmantelando a los defensores de la cultura.

Es bastante triste ver como en un escenario mediático empapado por líneas editoriales absolutamente politizadas y con la libertad periodística muy tocada, los escasos medios neutros de calidad que van quedando están en una lucha contra gigantes destinados a perder. Dejar morir a estos pequeños protectores de la cultura es un error que no me cabe la menor duda que pagaremos con el tiempo. Con cada uno de estos medios que se cierra se ataca a la ciudadanía, se merma la implicación social, se hiere la libertad, se muere la música.