Crónica del I Thrashapocalipsis Festival: Violator + War-Head + Iron Curtain + Abductum (16/07/12, Sala Petite, Granada)

Cartel del I Thrashapocalipsis Festival

Cartel del I Thrashapocalipsis Festival

Qué mejor que estrenar este blog con la crónica del que ha sido sin duda uno de los mejores conciertos de metal que ha vivido la ciudad de Granada en bastante tiempo. Hablo de la primera edición del Thrashapocalipsis Festival que organizaba la promotora For The Metal, encabezado por los thrashers brasileños Violator, junto con los croatas War-Head, y con Iron Curtain y los locales Abductum como representación nacional. Esta era la única fecha que la gira europea de los sudamericanos tenía en el sur del país, pues además de en Granada solo tocaron en San Sebastián, Oviedo y Barcelona. A este factor debemos sumarle la popularidad que han conseguido Violator desde hace ya varios años y que los ha coronado como una de las formaciones bandera de la nueva ola del thrash metal. Teniendo esto en cuenta no es de extrañar que se concentrara bastante público con un porcentaje considerable de gente de fuera de la provincia (170 entradas vendidas siendo un Lunes), y que hubiera un ambiente espectacular que ya en los minutos previos al comienzo del festival hacía prever que habría un buen meneo dentro de la sala.

El festival comenzó poco después de lo programado con los granadinos Abductum, una banda formada por músicos veteranos de la escena local, gente que ha pasado por grupos como Hormigón, Graviter, Abu Simbel, o Bastul. Este nuevo proyecto se enmarca dentro del thrash metal pero con cierto toque diferencial, buena parte de culpa la tiene Noel a la guitarra, que con tantos años de experiencia e influencias a cuestas dota a la banda de un sonido algo más complejo y original. Tristemente no pude ver el concierto, aunque todas las opiniones que me han llegado de su actuación son positivas, con la sala registrando una asistencia considerable y con la banda entregada al público desde el primer momento, pues en la provincia ya cuentan con una buena legión de seguidores a pesar de no tener material editado hasta el momento, popularidad que se ha forjado a base de directos, que al fin y al cabo es como mejor se define un grupo. Precisamente se encuentran en este momento terminando de grabar lo que será su primer LP, del que ya he podido escuchar algo y suena realmente bien, con un sonido bastante pulido con respecto al par de temas que grabaron en su día a modo de presentación. Mis disculpas a Abductum por no poder verlos, con lo que aquí solo puedo decir lo que me comentaron, muy buen sabor de boca por parte del público, incluso alguien me comentaba a la salida del concierto que le encantaron y le recordaron mucho a bandas noventeras como Xentrix.

La otra representación patria eran los murcianos Iron Curtain, una de las formaciones más aclamadas dentro del undergorund español, y que hace pocos meses sacaban a la luz su debut “Road to hell”, un trabajo mucho más enfocado al heavy y NWOBHM que sus demos predecesoras, que contaban con un sonido thrash mucho más sucio y macarra. Este era el primer concierto que daban en Andalucía tras la salida de este nuevo trabajo, y al menos por mi parte había bastantes ganas de disfrutarlos para ver como defendían estos nuevos temas en directo. Además hace pocas semanas nos enterábamos de que el batería Cabo dejaba de formar parte del grupo y entraba en su lugar Alberto, que como dijeron en el concierto apenas llevaba 4 ensayos con la banda. Nada más entrar a la sala ya destacaban dos aspectos que permanecieron durante toda la noche, un ambiente buenísimo y un calor insufrible, algo normal en Julio en Granada y en una sala que no está lo suficientemente preparada para ello.

Los murcianos son uno de esos grupos que rara vez fallan en concierto, y lo digo con conocimiento de causa porque ya los he visto muchas veces. Metal de aire clásico, rápido, no excesivamente sofisticado pero con un gancho y actitud envidiable, puro metal que en forma y fondo representa los valores más ortodoxos del género, filosofía que además plasman a la perfección en sus directos, conectado siempre con el público y generando una ambiente de auténtica hermandad metálica. Descargaron varios temas de su “Road to hell” intercalándolos con algunos más antiguos como “Dirty and fast” o “SouthBangers” (que dedicaron al club malagueño y en general a todos los metaleros de la zona sur), aunque no sonó ninguna de las canciones más thrasheras de su primera maqueta. De su nuevo álbum interpretaron temas como “Taste my whip”, “Scream & shout” o “Black fist”. Particularmente este concierto me gustó algo menos que otros bolos de la banda, parte de culpa la tuvo el sonido, que no me convenció en ninguna de las actuaciones de la noche, y otro de los handicaps fue que el vocalista Mike Leprosy estaba bastante ronco y no pudo desplegar todo su potencial. Finalmente cerraron su concierto con uno de sus himnos, “Brigadas satánicas”, una canción antigua y con letra en español. Una actuación que aunque fue bastante buena y gustó a los allí reunidos no ha sido de las mejores que les he visto. Seguro que me resarciré la próxima vez que los vea, que no dudo que será en poco tiempo.

Iron Curtain en el I Thrashapocalipsis Festival (Foto de Yehad Ismail)

Iron Curtain

Llegaba el turno de la primera banda internacional, los croatas War-Head, que vienen acompañando a Violator en este Deadly Sadistic European Tour 2012. Este combo practica un thrash más enfocado al death, no tan orientado a sonidos clásicos como los brasileños, incorporando además ciertos guiños más técnicos. Era la banda que menos me atraía del cartel, por lo que gran parte de su concierto lo aproveché para salir de la sala y cenar. Apenas vi un par de canciones, y a pesar de que el estilo no me acabara de convencer sonaban bien, y aunque la sala registrara menos público con su actuación las opiniones fueron bastante buenas.

War-Head en el I Thrashapocalipsis (Foto de Yehad Ismail)

War-Head

Ya con los motores de los asistentes bien calientes salían Violator a escena. Una avalancha de puro thrash demoledor se venía encima como pocas veces he visto. A poco que se vean videos de la banda en acción o con la simple escucha de sus discos uno ya intuye que en directo van a formar una auténtica escabechina, y no fue para menos. Comenzaban con la instrumental “Ordered to thrash” dejando claro que venían a Granada a desplegar una brutal demostración de violencia, desde el minuto cero sin parar de moverse por el escenario y pegar cabezazos, cosa que no tardó en extenderse a los allí congregados. Entre sudor y mosh fueron descargando temas de su “Violent mosh” (solo “Thrash Maniacs” y “The plague never dies”), de su primer LP “Chemical assault” y de su último trabajo “Annihilation process”. Destaco la actitud de los brasileños, humilde y comprometida, además según comentaba el organizador y la gente con la que hablaron no es de cara a la galería. En los huecos entre canción y canción su vocalista Poney soltaba sus pequeños discursos sobre el underground, el metal, el ambiente y demás, esas cosas típicas pero que molan ¡para que nos vamos a engañar!, y más cuando uno sabe que se dicen con sinceridad, pues como dijeron en uno de esos parones, son un grupo que no vive de la música, que es su hobby y que se toman las giras como vacaciones, así amigos, es cuando un concierto se convierte en una pura fiesta, cuando no se hace para salir del paso y se hace de corazón.

Sonaron temas como “United for thrash”, “Toxic death”, “Futurephobia”, “Brainwash possession” que dedicaron a las religiones y en especial al cristianismo que tan fuerte es en Brasil, o “Destined to die” que definieron como una canción antifascista. Mientras tanto abajo el público se dejaba la piel en los constantes mosh, varias personas subiéndose al escenario y tirándose desde arriba, cosa que Poney ya había pedido, porque “todos somos parte de una misma escena”, vaya tío más salao. Buena prueba del disloque que se montó entre el público fue que las lámparas que había al borde del escenario terminaron totalmente aplastadas, lo que causó que un par de veces durante la actuación de los brasileños se fuera la luz y los dejara a medias en su tema nuevo “Echoes of silence” que habla de las persecuciones que sufren las comunidades indígenas en sudamérica.

Violator en el I Thrashapocalipsis (Foto de Yehad Ismail)

Violator

En definitiva, un festival de los que se ven pocos, con un excelente cartel, una organización que no dejó nada a la improvisación, los grupos dejando claro por qué son bandas muy reconocidas dentro del underground, y el público volviéndose loco como no podía ser de otra manera. Una de esas noches de metal imborrables, en las que el ambiente de camaradería y las ganas de pasarlo bien están por encima de todo lo demás. Esperaremos la edición del año que viene con muchas ganas, conscientes de que superar el cartel de este año será complicado, pero tendremos esperanzas.

Fotos: Yehad Ismail

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s